EN CHINA SE COMEN EL GARRÓN Y EN LA UE LOS BIFES... PERO EL ASADO NO SE TOCA

Corte a corte, qué compran los países que importan carne argentina. En el último año, los principales destinos fueron China, la Unión Europea, Chile, Israel, Rusia, Brasil y Marruecos aunque, obviamente, no pidieron lo mismo ni pagaron el mismo precio. Cuáles son los productos que se envían a cada destino. "Exportación Vs. Consumo": el fin de un mito.

Autor: Informe especial de IPCVA - 09/08/2017

Los principales ocho destinos para la carne vacuna argentina, tomando las ventas del último año, fueron China, UE (ingresando por los puertos de los Países Bajos y Alemania), Chile, Israel, Rusia, Brasil y Marruecos, una rareza en el mapa de las exportaciones.

Obviamente, todos "llevan" cortes y productos distintos, de categorías vacunas disímiles y para usos diferenciados. "Es la ventaja de vender cortes y no animales enteros", aseguran los exportadores.

Y sí, es una gran ventaja que diferencia a la cadena de carne de otras industrias exportadoras, como la automotriz, "emparentada" a la frigorífica por generación de mano de obra y sistema de trabajo. De hecho, se asegura que cuando Henry Ford ideó su famoso sistema de "producción en línea", se inspiró en la industria frigorífica, pero usándola en sentido inverso. Es decir, mientras que en los frigoríficos se parte de una sola pieza que es despostada en pequeños productos o cortes, en la industria automotriz el proceso se inicia en pequeñas partes que terminan ensamblándose en un solo producto.

Volviendo a las exportaciones de carne vacuna, las ventas del último año dan por tierra con el supuesto de que la exportación compite con el mercado interno.

"Europa se lleva los cortes de alta calidad, Israel y Chile el cuarto delantero, China el garrón y el brazuelo, Rusia el trimming y Brasil la picaña", aseguró Ulises Forte, Presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), "es decir que los cortes del parrillero, que son los que más nos gustan a los argentinos, prácticamente no se exportan".

En ese contexto, aplicando "inteligencia de mercado", la Argentina podría recuperar las exportaciones no sólo sin afectar el mercado interno sino, además, aumentando la oferta interna de los cortes más consumidos.

"Entonces, si seguimos creciendo en exportaciones -que hoy se ubican en el 10% del total producido- quiere decir que van a quedar más asados, vacíos, matambres y carnaza para milanesa en el mercado interno, a precios accesibles", aseguró.


Para ver el documento completo haga click aqui

@copyright

Arturo Navarro Consultores

Seguime en :