El costo estimado de un empleado público es de $ 31.912 por mes

Es el cálculo de un instituto privado de investigación sobre la base de datos oficiales actualizados; hay por lo menos 3,5 millones de empleos registrados en el sector

Autor: Paula Urien LA NACION - 23/04/2017

El empleo público pasó a reemplazar la falta de crecimiento del empleo privado y también a ser una manera de resolver problemas sociales a raíz del desempleo. Es así que, en 2002, calcula la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), había 2.180.000 personas con un empleo público, y 3.586.000 a fines de 2015, es decir, 1,4 millones más. Hoy el costo del empleo público, según registra la entidad, es de $ 1.452.000 millones por año y calcula que equivale, por ejemplo, al 58.5% de la recaudación tributaria neta de nación y provincias.

En el informe "Seguimiento del empleo público nacional, provincial y municipal. Datos a diciembre de 2016", del Ministerio de Trabajo, se refleja que "en diciembre de 2016, se contabilizaron cerca de 3,5 millones de empleos registrados dependientes del sector público en todos sus niveles y jurisdicciones". Pero además agrega que "este número se encuentra subestimado por el faltante de información de algunos organismos públicos provinciales (principalmente de Santa Cruz) y municipales". A modo de comparación, los asalariados privados son, a enero de 2017, 6.211.853.

Para el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), la cantidad de empleados públicos es mayor, y contabilizan 3,9 millones de personas en el sector público hasta 2014, que representan el 18% de los ocupados en la Argentina (el promedio en América latina es del 12%) y un crecimiento de casi un 70% de empleados públicos entre 2001 y 2014. Dos de cada diez personas ocupadas en la Argentina son empleados públicos.

"El crecimiento del empleo público en las provincias, (que es del 51% en ese período) y municipios (32%) tiene su correlato en las cuentas públicas donde los salarios explican en promedio la mitad del gasto público", dice el documento de Cippec "El rompecabezas del empleo público en la Argentina", realizado por Gonzalo Diéguez, director del Programa de Gestión Pública de Cippec y Jorge Gasparín, Coordinador del mismo programa. Es decir, 5 de cada 10 pesos gastados por las provincias y municipios tienen como destino el pago de salarios estatales. El Estado nacional, por otra parte, destina el 13% de su presupuesto a salarios.

En 2016 se sumaron 31.000 empleos más a los organismos del Estado en los tres niveles, según el ministerio de Trabajo, aunque esta expansión fue menor a la de 2015, cuando el empleo público aumentó un 4,5%. Son las provincias y los municipios quienes siguen incorporando más gente a sus filas. Sus planteles crecieron 0,9% y 2,4%, mientras que el sector público nacional registró una caída de 0,2%.

La burocracia en la administración pública explica el 29,3% de los empleados públicos (1.150.000 personas); la educación, el 29,2% (1.140.000); seguridad y defensa, 17,4% (680.000) y salud, 11,5% (450.000) según Cippec sobre datos de 2015.

Hay que pagar

El aumento de empleo público por supuesto no es gratuito para las arcas del Estado. Como ejemplo, según los cálculos de FIEL realizados por su economista jefe, Juan Luis Bour y por la economista senior Nuria Susmel sobre la base de la publicación del Indec "Evolución de Puestos de Trabajo y Promedios de Remuneraciones", de septiembre de 2015 (últimos datos disponibles) el costo laboral total promedio de un empleado público era de $ 22.349 al segundo trimestre de 2015. Claro que hay diferencias: el Indec muestra que hay sectores como por ejemplo los bancos nacionales con un costo salarial de $55.624, y otros, como los empleados del sector público municipal con un costo de $12.320, o las universidades nacionales, de $17.696 en 2015.

Suponiendo un aumento similar al que acordó la administración nacional para 2016, el costo laboral promedio a fin del año pasado se ubicaría en $31.912, es decir, $415.000 por empleado por año. Por cada millón de empleados adicionales entonces hay que pagar 415 mil millones de pesos. Y el costo total de los 3.5 millones de empleados públicos es de alrededor de 1,5 billones de pesos por año, es decir, $ 1452000 millones. Vale recordar que en 2015 hubo 139.000 puestos nuevos.

"El empleo público aumentó menos que en años anteriores", dice Bour. Desde el ministerio de Modernización aseguran que a nivel nacional en 2016 hubo una reducción de 0,2% en el empleo público, alrededor de 1645 personas menos, entre altas (fuerzas de seguridad, entre ellas) y bajas, sobre un total de 740.677 personas.

Desorden estadístico

Mientras que a nivel provincial se informa correctamente cuál es la nómina de empleados, a nivel municipal el incumplimiento es mayúsculo. Por ejemplo, en el informe del Ministerio de Trabajo se ve que, de los 2.236 municipios, solo 1.106 declaran cuántos empleados tienen. La Rioja y Tucumán, no comunican la cantidad de empleados en municipios; en Salta lo hace únicamente el 1%, en Catamarca y San Luis, el 16%. Santa Cruz es un caso aparte, con solo 3602 de los empleados provinciales en los registros de seguridad, por lo que se calcula que faltan alrededor de 32.324 y solo el 17% de los municipales están registrados.

Según Cippec, el 80% de los empleados públicos argentinos trabaja en las estructuras las provincias y municipios, pero, lo más grave, dice Gonzalo Diéguez, es que "hay una falta total de estadísticas confiables que puedan unificar los números del empleo público. El Ministerio de Modernización lo ha hecho, pero en provincias y municipios las asimetrías en la información son mucho mayores. Es un trabajo artesanal el que hay que hacer".

Por otro lado, Diéguez afirma que es cierto que el Estado brinda más bienes y servicios públicos que hace 15 años. "Un tercio de los empleados pertenecen a la administración pública, pero también hay más maestros, mas médicos, mas policías".

Un tema aparte son los nombramientos políticos, altos cargos con altos salarios y pocos concursos. "Hay 23 ministerios con menos gente, sí, pero con más cargos políticos, que son jerárquicos y que tienen otro régimen normativo y salarial."

Por último, para sumar aún más al gran desorden en el empleo público, agrega Diéguez que "existen más de 50 regímenes normativos diferentes que regulan el empleo público en todo el país".

Como asegura Cippec, el empleo público es todavía un rompecabezas.

Para ver el documento haga click aqui