Para desarrollarse, las empresas piden una reforma tributaria.

Un relevamiento del IAE ubicó esa demanda en el primer lugar; preocupan los costos logísticos.

Autor: Francisco Jueguen LA NACION - 20/04/2017

Una reforma tributaria, la reducción de costos logísticos, de energía, materia prima y de comercio internacional y un abaratamiento del financiamiento. En ese orden, ésos son los fundamentos que las pymes -el 98% de las empresas generadoras del 70% del empleo en el país- requieren para consolidar su desarrollo en la Argentina.

Así surge de una encuesta de la Escuela de Negocios de la Universidad Austral (IAE) sobre la base de los ocho pilares del Plan Productivo Nacional del Gobierno realizada entre 230 firmas en diciembre. Pero el relevamiento reflejó, además, algunos claroscuros sobre lo que los empresarios prevén para este año electoral. Por caso, un 64% de los consultados cree que los costos laborales serán más altos que los sufridos en 2016, mientras que un 55% cree que aumentará la presión fiscal.

"El gran tema pendiente a resolver para este nivel de empresas es el impuesto a los ingresos brutos", señala el estudio realizado por Guillermo Fraille, profesor del área Dirección Financiera del IAE Business School y experto en pymes. "Casi por unanimidad lo consideran el peor de los gravámenes, por no permitir un desarrollo más importante de sus empresas", agregó.

Sin embargo, también hay algunas buenas noticias. Los resultados confirman que 2017 tendrá mayores niveles de inversión (para el 91% de los consultados), de ventas (94%) y de rentabilidad (86%). Además, que el costo de financiamiento será menor o levemente menor (80%) y que la plantilla de personal será igual o mayor que la de 2016 (92%).

De acuerdo con el ranking de los reclamos de los empresarios frente a los ocho pilares del plan oficial, y ante la pregunta sobre qué pilares necesita consolidar para el "desarrollo" de su empresa, los hombres de negocios entronizaron la reforma tributaria (el 71,8% la ubicó en primer lugar). Detrás siguieron los costos logísticos, energía, materia prima, comercio internacional (62,5%), costo de capital (39%), desburocratización de la economía (32,8%), integración inteligente al mundo (28,1%), capacitación de mano de obra (23,4%), fomento de la innovación y el espíritu emprendedor (21,8%) e incentivos en la defensa de la competencia (20,31%).

Anteayer, LA NACION informó que el Ministerio de Hacienda le presentará este año al presidente Mauricio Macri un proyecto de reforma tributaria, que llegará el año próximo al Congreso. La reforma será gradual y se focalizará en los impuestos sobre los que la Nación tiene exclusiva jurisdicción. Allí, según fuentes de esa cartera, están los costos laborales (tanto el ministerio que conduce Nicolás Dujovne como el Ministerio de Trabajo elaboran sendos proyectos), el impuesto al cheque y a las ganancias. Ingresos Brutos, en tanto, entrará en las negociaciones que Hacienda mantiene con los gobernadores en una mesa sobre la ley de responsabilidad fiscal, que busca resucitarse para contener los gastos corrientes de las provincias. Esa ley -se prevé- se presentaría con el presupuesto de 2018.

En el Gobierno, en tanto, afirman que ya hubo mejoras tributarias el año pasado. En ese camino, el Ministerio de Producción impulsó la ley pyme, que permite -por ejemplo- compensar el impuesto al cheque como pago a cuenta de Ganancias; eliminó el impuesto a la ganancia mínima presunta, y extendió el plazo de pago del IVA. Además se amplió la línea de Inversión Productiva, mientras que el BICE lanzó la línea Primer Crédito Pyme.